Cargando...

sábado, 28 de febrero de 2009

El cambio de conciencia como paradigma necesario para alcanzar una real democracia


Monografia Gracias a Darío Gramajo y Emmanuel Biset

I. INTRODUCCIÓN


Etimológicamente democracia quiere decir "poder del pueblo", pero desde el punto de vista filosófico la democracia es más que poder del pueblo, es un sistema socio político y económico de hombres libres e iguales; no sólo libres e iguales ante la ley, sino en las relaciones sociales en la vida cotidiana. La democracia en cuanto concepción del mundo nos conduce a uno de los ideales más sublimes que el hombre intenta consolidar en la historia: el ideal de la simetría, es decir, de la igualdad y el ideal de la no-arbitrariedad. La sociedad auténticamente democrática debe ser simétrica y no arbitraria. La historia de la humanidad esta plagada de luchas populares por conseguir esa meta. Algo se ha avanzado pero falta mucho camino por recorrer. En otras palabras, faltan nuevas revoluciones, nuevos cambios, para que pueda concretarse el ideal de una sociedad justa integrada por hombres libres e iguales. En las condiciones actuales la democracia ha significado un gran paso histórico, pero todavía nos encontramos con una serie de limitaciones de orden ideológico, político, económico, cultural, técnico, e incluso psicológico, para que puedan ponerse en práctica aquellas instituciones de la democracia participativa. Se están haciendo diversos esfuerzos al respecto y en esa tarea estamos porque la democracia no es sólo elección sino también participación.

Entonces, vemos que son fundamentales dos ideales:
Libertad, entendiendo a esta como la posibilidad de elección de nuestras acciones sin restricción o sometimiento alguno. Partiendo del concepto de que "Mis derechos terminan donde comienzan los derechos de los demás". No nos referimos a la libertad natural, ya que con esta se hace imposible la convivencia humana; sino a la libertad jurídica, donde el ámbito y limite de nuestra libertad es la ley. Para ello es fundamental la libertad política, aquella en la cual el ciudadano puede intervenir en la creación del orden jurídico y en su propio gobierno por medio del derecho a elegir y ser elegido. De otro modo si la libertad fuera solo jurídica, podríamos estar sometiéndonos a leyes dictadas por un tirano. Es por tanto la libertad política la posibilidad de participar activamente en el devenir social.
Igualdad, entendiendo esta como la no distinción motivada por cualquier razón ajena al hecho de ser ciudadano, es decir credo, color, raza, etc. Para ser más explícitos, los hombres no son iguales; hay diferencias físicas, psíquicas y morales evidentes. Pero somos todos iguales ante la ley. Es decir iguales en la diferencia.

Esta acepción jurídica de lo que es la democracia es muy pobre. Nuestro planteamiento sobre una democracia es ideal y hasta desde cierto punto de vista utópica.

Creemos que una real democracia debe estar conformada por un pueblo totalmente formado políticamente. Nos referimos a un pueblo de un nivel cultural tal que mantenga una participación activa en la configuración de la sociedad.

II. BREVE RESEÑA HISTÓRICA

Esta palabra es de origen griego y significa literalmente "gobierno o dominio del pueblo". Claro que el pueblo mismo no puede gobernar: siempre se precisa una persona o un numero reducido de personas que dicten las leyes y las hagan cumplir. Lo que quiere decirse es que esa o esas personas no son los dueños sino los representantes y servidores del pueblo, respetan la libertad y la personalidad de todos y cada uno de los gobernados y procuran dar las mismas oportunidades de realizar su vocación y desarrollar sin trabas sus capacidades, mientras sean dentro de las leyes admitidas por todos. El principio fundamental es, pues, que la soberanía esta en el pueblo. La manera en que todo esto se traduce en el régimen político es el hecho de que el pueblo elige a sus gobernantes, en lugar de serle estos impuestos sin consultar su voluntad. La cuestión esta en saber concretamente quienes son los que eligen. En la antigua Atenas, como en la Roma republicana y en las democracias modernas, son los que tienen el titulo legitimo de Ciudadanos. Otras veces, eran los individuos aceptados por la comunidad como representativos: así se elegía el rey entre los antiguos Germanos, y los primeros califas en el Islam. Vemos, por estos dos últimos ejemplos, que las formas democráticas no son únicamente republicanas. Otro caso es el de la monarquía democrática, que tenemos en la España medieval: las ciudades tenían el privilegio de gobernarse a sí mismas por medio de sus municipios (cuyos miembros ellas elegían) y designaban procuradores que las representaban ante el Rey en las Cortes, especie de parlamentos en que estaban representados los tres estamentos o estados: el clero, la nobleza y el "común", o sea el pueblo de las ciudades. En el siglo XII, las Cortes alcanzaron su mayor apogeo y tenían inclusive derecho de elegir el rey si la línea de herencia quedaba interrumpida a la muerte del monarca. Al subir cada nuevo rey al trono, las Cortes tomaban un juramento, por el cual se comprometía a respetar las libertades y los fueros públicos. En estas cortes españolas se inspiraron los monarcas ingleses para dar lugar a su parlamento, que entre los siglos XIII y XIV tomo la forma que aun conserva casi íntegramente en la actualidad. Así, pues, en esas democracias medievales, existía como base reconocida un orden social jerarquizado, y dentro de esta desigualdad legal cada estamento sé regia democráticamente, por lo general en comunidades muy pequeñas; y los tres estamentos, con sus representantes reunidos en la Corte, colaboraban con el rey en el gobierno del Estado. El inconveniente del sistema era la exclusión del campesinado del gobierno nacional y sobre todo el abuso que los nobles y el clero podían hacer de sus privilegios; sobre todo, que la fuerza militar estaba en manos del rey y la nobleza. Con el ascenso de la burguesía, se fue aboliendo la distinción de los estamentos y sus respectivos privilegios y se introdujo la democracia liberal republicana, en que, políticamente, hay un solo estado: el de los ciudadanos, que abarca a todas las clases sociales constituida en el electorado. Salvo en pocos países, como Inglaterra o Grecia, desaparece el rey. La democracia liberal reposa, pues, sobre dos ideas básicas: igualdad de derechos y deberes, o sea eliminando los privilegios de grupo y ausentando toda censura o traba para la expresión de las ideas. Esto trajo dos problemas: al desaparecer las comunidades pequeñas para constituir la nación entera una sola comunidad electora, y al formarse los partidos políticos, los electores apenas conocen sino el nombre de los elegidos, y entonces votan mas a los partidos que a los hombres; de modo que, si bien el programa de un partido puede ser muy bueno, puede no serlo la persona elegida. Esta distancia entre el electorado y los gobernantes se agrava mas con las enormes poblaciones de los Estados modernos. El segundo problema es que la total libertad de expresión permite la propaganda deshonesta y condice fácilmente a la demagogia; por otra parte, un grupo hábilmente organizado puede aprovechar la libertad para convencer al electorado de que lo vote, a instaurar después un régimen antidemocrático: es uno de los caminos de las dictaduras, y además uno de los que adopta el comunismo. Los países en que se ha impuesto el comunismo sé autotitulan "democracias populares". Ya esto es un poco contradictorio, pues, según su teoría, el primer periodo del comunismo es la llamada "dictadura del proletariado", que, por definición, no puede ser democracia. Lo que tienen de democrático, en cuanto a la forma, es el procedimiento de elección, cuyo principio es muy inteligente, pues resolvería en parte uno de los problemas señalados antes: comunidades pequeñas eligen a un representante; los así elegidos eligen a su vez uno de ellos, y así sucesivamente; de este modo, las sucesivas elecciones se realizan entre un corto numero de individuos, que se conocen entre sí. Solo que los candidatos pertenecen al único partido aceptado por ley: el comunista. En ultima instancia, los que manejan el país son los dirigentes del partido, y lo que el pueblo elige son individuos a los que considera más capaces para ejecutar el programa de ese partido que manda absolutamente, coartando la liberta de expresión o de acción fuera de ese programa. Como vemos, no es esto lo que se entiende en verdad por democracia. 

III. ¿VIVIMOS HOY EN DEMOCRACIA?

Desde nuestra perspectiva no. Esto no significa que no valoremos los avances producidos desde la dictadura hasta hoy. Para nosotros se ha avanzado desde aquel sistema de gobierno, pero es necesario reconocer que el sistema en que vivimos hoy no es el ideal. Es decir, estamos en una etapa de transición hacia una verdadera democracia. 

Esta no es una mera opinión nuestra hecha al azar, sino que se fundamenta en ciertos o determinados factores de nuestra vida socio-política-económica actual que nos insertan en un modelo no democrático.

Algunos de dichos factores son:
El problema económico actual, indudablemente acarrea grandes dificultades en el área social. Hoy a causa de este capitalismo salvaje surgido en tiempos de la dictadura, la sociedad argentina se divide en dos clases sociales: La alta o rica, que esta conformada por un reducido grupo de personas que concentran la mayoría del capital y por ende aliada al poder político. La otra es la baja o pobre, que tiene muchas graduaciones diferentes, dentro de las cuales cabe destacar, la antigua clase media que ha sido vapuleada por el sistema hasta convertirse en los nuevos pobres de esta sociedad; el antiguo comerciante, empresario, empleado o campesino ha sufrido el impacto de los hipermercados, los grandes grupos económicos industriales y agropecuarios; como así también los empleados han perdido mucho de su poder adquisitivo, y les espera una situación peor con la flexibilización laboral. Dentro de esta misma clase merecen una mención especial los excluidos sociales, aquella clase que habitan en las grandes villas y donde la desnutrición, por dar un ejemplo, es una realidad de todos los días. En este marco social es indudable que la igualdad y la libertad son utopías, ya que solo es libre aquel que posee dinero; para dar un simple ejemplo, la llamada libertad de circular por los caminos libremente es solo una posibilidad de la clase que posee dinero para hacer tal circulación. Esta clase alta es la que toma las decisiones y maneja de cierta forma el país, así la clase baja solo tiene que someterse a los mandatos de ella. 
La salud, que debe ser igual para todos, hoy no es así. Depende del factor económico, ya que es abismal la diferencia entre la atención de un hospital publico a una clínica privada. La salud esta relacionada con la vida y por tal es fundamental y primordial ante cualquier otro problema. Es necesario garantizar el derecho a la vida de todo el pueblo. Es incomprensible que males como el cólera, la tuberculosis y otras enfermedades endémicas que tienen cura, en nuestro país son una realidad para gran parte de la población; obviamente la parte mas afectada por estas enfermedades curables son aquellos a la que el poderío económico ha excluido. 
La justicia, que es un pilar para la democracia, en este país esta desbastada. Hoy nos encontramos ante un poder judicial absolutamente dependiente de los otros dos poderes, así como del poder económico. Para dar un ejemplo de suma actualidad, citamos el caso del individuo que robo un peso y fue condenado a cinco años de prisión, en tanto que otras personas de la alta sociedad estafan al pueblo por sumas millonarias (por ejemplo el caso IBM-Banco Nación), siguen libres y son considerados grandes "Señores". No podemos dejar de mencionar los que nos parecen casos aberrantes y descalificantes para la justicia argentina: el caso AMIA, la Embajada de Israel y J.L. Cabezas.
La educación debe cumplir un rol fundamental; sin embargo, leyes como la federal y la de educación superior, tienden a privatizarla, restringiendo de esta manera cada día más el derecho a ella que tiene la gran mayoría. Así la educación se dirigirá a un determinado sector social, el cual obviamente será portador del poder en el futuro. "Si el principio revelador de la pertenencia a las antiguas clases dominantes era la propiedad, la nueva clase dominante se define ante todo por los conocimientos, es decir por un nivel de educación". La educación publica y gratuita es un derecho que no puede ser vulnerado, ya que un pueblo ignorante es fácil de dominar. No podemos dejar de referirnos a la dependencia que la educación sufre de organismos internacionales como el FMI y el Banco Mundial. Esto atenta contra la autodeterminación. 
La seguridad, se encuentra en una crisis importante. La policía que es la institución encargada de ella, esta siendo hoy criticada e investigada, en hechos paradigmaticos para la sociedad. Es institución no da garantías de seguridad al pueblo, muchas veces no se sabe que es peor sí el ladrón o la policía. Vale mencionar el caso de la red de drogas controlada por un sector de la policía bonaerense destinada a controlar dicho mal, así como la participación de sus efectivos en el asesinato del periodista antes mencionado.
Devaluación de la clase política, la misma en su gran mayoría no representa a la sociedad. Esta mas ocupada en sus intereses personales que en darle al pueblo lo que le pertenece. Esto es lo que damos a llamar falta de representatividad. "La política se ha convertido en un espectáculo, pues los partidos ya no responden a las corrientes de opinión. Ideas, actividades, costumbres, se han transformado y abierto al cambio, en tanto que los representantes políticos permanecían inmóviles, volvían sus ojos hacia el pasado o dirigían las miradas hacia el poder y no hacia el pueblo".
La libertad de expresión, ha avanzado desde la dictadura debido a los medios masivos de comunicación, pero como mencionamos en un párrafo precedente el asesinato de periodistas (Cabezas-Bonino), la ley mordaza, la no televisación en directo del juicio de María Soledad Morales, además de estos ejemplos existen otros casos que atenta contra la verdadera libertad de prensa. Esto nos lleva a preguntarnos hasta donde llega dicha libertad.

Estos factores mencionados, son solo referentes, ya que la realidad es mucho más compleja y todos están interrelacionados. Dichos factores que presentamos de forma separada, en la realidad no se presentan así. Son todos causa y efecto de todos. Pero debemos aceptar que el factor que más influye o determina a los otros es el económico, pues imperativa es la elevación del nivel de vida de millones y millones de argentinos. ¿De que sirven la democracia y la libertad si se esta hambriento y se es ignorante?

IV. ¿FORMAR UNA POLÍTICA ALTERNATIVA?

Para finalizar este trabajo, debemos elaborar pautas que consideramos alternativas al sistema.

Hoy nos encontramos en una situación histórica limite, ¿por qué?, Históricamente con la revolución francesa cambia la conformación política de todo occidente, los ideales de libertad, igualdad y fraternidad son los pilares de esa revolución. Luego de la misma el planeta se divide en dos grandes corrientes políticas llamadas izquierda y derecha, o mejor dicho socialistmo o comunismo y la occidental liberal capitalista. En el comunismo se toma la igualdad como el valor primordial por lo que la libertad es dejada de lado y se llega a sacrificar numerosas vidas en nombre de la equidad social. En el neoliberalismo se toma como axioma a la libertad, lo que deja de lado a la igualdad, llegando a la exclusión social que causa también numerosas muertes. 

Entonces vemos que los dos sistemas predominantes hasta hoy no son los ideales, ya que ambos tienen serias falencias. Desde nuestra perspectiva el marco histórico da una situación en la que se ve esto y se espera la llegada de una alternativa.

En el marco nacional, donde rige la derecha, no se vive en democracia. Los partidos dominantes no ofrecen una real, concreta y madura alternativa al sistema que vivimos hoy. 

En nuestro país otro dato que nos sitúa en una situación limite, es el caos social que se vive, los fogoneros, los piqueteros, etc. Así como el malestar generalizado de la gente y la desconfianza en la clase dirigente.

Lo arriba expuesto, podría llegar a parecer desesperanzador o que fomentara la inactividad, ya que hay muchas cosas que están mal. Pero nosotros no lo vemos así, y desde la época que nos toca vivir nos sentimos con la responsabilidad de intentar siquiera generar un cambio. Este cambio que planteamos no es un proyecto concreto que hipostasiemos como verdadero para todo el planeta, no creemos que exista ese plan. Lo que se debe hacer es aprender de la historia y como dijimos antes intentar guiar o contribuir para llevar a esta sociedad a vivir mejor de lo que lo hace actualmente. Se debe reafirmar que la democracia es un proceso sin término. Cada avance da lugar a nuevos problemas, a nuevas restricciones y posibilidades. En cada fase, la cultura política tiene fundamental importancia, como su raíz y alimento, como su base y columna vertebral, favorable al proceso y al sistema democráticos. La cultura política les permite a aquellos autogenerarse y autoreproducirse, extenderse y defenderse. La cultura política de la democracia supone y requiere actores sociales, prácticas políticas, soluciones institucionales de naturaleza democrática; la tolerancia de las diferencias y las divergencias; supone la aceptación de la legitimidad de los conflictos y la necesidad de procedimientos legales para dirimirlos; obligar a buscar instrumentos y mecanismos de diálogo, negociación y concertación.

Por ello para finalizar dejaremos algunas pautas desde las que se puede intentar cambiar algo. Esas pautas pueden ser totalmente discutidas, ya que la idea es que entre todos se construyan los ideales a seguir y no que un grupo determinado que crea tiene la verdad, imponga sus convicciones a otro. Pautas:
CAMBIO DE CONCIENCIA: Este es el eje sobre el que gira todo el trabajo y es fundamental para lograr el cambio. Cuando hablamos de cambio de conciencia nos referimos ante todo a educar a las grandes masas populares. Tomando a Freire, podemos decir que la educación es la única arma que tenemos para luchar, es lo único que nos dará una verdadera libertad. La educación no es neutra, responde a situaciones históricas determinadas y a condiciones económicas dominantes. La educación que nosotros planteamos no debe ser una mera reproducción de las bases del sistema; apuntamos a una educación en la que se invite a reconocer y descubrir críticamente la realidad. Esta educación no se refiere solo a la formal, sino a una educación en todo los ámbitos de la vida, ya que la educación no es un ámbito de la vida, sino que la vida es educación y por tal la educación es política. No solo la educación escolar, sino la educación de la vida, guiada principalmente por su entorno social, y de ser posible, con el ejemplo de los gobernantes. La educación que hoy se ha implantado tiene como futuro mediato la eficientización de los alumnos con el fin de programarlos mecánicamente para cumplir funciones económicas principalmente; esta es lo que Freire dio a llamar Domesticación. La educación debe ser un medio para que la persona reciba una formación adecuada que le permita la libre ejecución de sus derechos, de sus ideas, y debe ser fundamentalmente un proceso en el cual el educando es un sujeto activo que tiene mucho para enseñar; esto difiere de nuestra realidad, donde se considera al educando como un mero receptor vacío y pasivo, al cual hay que "rellenar" de "conocimientos". No debe ser una educación cercenadora como la que hoy tenemos, que necesita del ayuno de decenas de docentes representando simbólicamente la decadencia de nuestra escuela publica. Se necesita de una educación que fomente la consolidación de las posturas, que reparta libremente una gama de conceptos que luego permitirán la formación de una posición critica acerca de diversas temáticas lindantes con la realidad, no es necesaria una educación que participe con conceptualizaciones parcializadas que representen el interés de determinados sectores. Es hora de que nos demos cuenta que la gente no se vende ni se compra, mejor es que formemos personas inteligentes, críticos, ideales pero también realistas, personas que de las cuales estemos seguros de que contaran con la suficiente gama de conocimientos que permitan la correcta guía de la comunidad. Pero estos deseos realizables deben estar acompañados con el esfuerzo de personas interesadas en tener abierta su cabeza al ingreso de actitudes y aptitudes, a los conocimientos liberadores. 
PAZ: Partimos de la base que el valor de la vida de cada ser humano es imprescindible, es obvio que no proponemos un cambio por medio de una revolución armada. Distinta es nuestra posición de aquellos que sostienen que para que se produzca un cambio histórico es necesario la guerra. Desde nuestra perspectiva todo ser humano vale, sea cual fuere su postura ideológica. El hecho de la guerra supone la imposición de cierto ideal a un marco de gente determinado, nosotros no creemos que sea lo correcto. Lo apropiado es llegar a producir el cambio a través del dialogo y consenso de las diferentes posturas.
TRANFORMACIÓN DE LA ECONOMÍA: Los dos sistemas mencionados toman como base la acumulación de capital, a cualquier costo, no importa sacrificar hombres o naturaleza. Se diferencian en la forma de distribución de ese capital. En nuestro país esa distribución es extremadamente desigual, como ya nos referimos en otro punto de este trabajo. Para nosotros es necesario que la economía este al servicio de hombre, que el hombre no tenga como fin solamente la acumulación de capital Por otro lado, teniendo un país tan rico, es inconcebible la desnutrición, la falta de alimentación, que sea necesario comer gatos, etc. No se puede creer que mientras algunos posean millones de dólares, otros no tenga un techo donde vivir. La economía debe apuntar a lo social. Las cifras que nos presenta el ministerio de economía dan como resultado un crecimiento de la economía inesperado, en teoría el plan es muy eficaz. Pero, ¿A qué costo sé esta logrando ello?, ¿A donde va a parar todo ese crecimiento económico? Es obvio que al pueblo no. Es por ello que apostamos a la humanización de la economía.
MEMORIA: Es para nosotros indispensable aprender de la historia, para no volver a cometer los mismos errores. Es decir estudiar la historia de un pueblo nos facilitara el camino para el cambio. Es indudable que este factor nos ayuda a sostener el punto dos, ya que si vemos en la historia el sinnúmero de atrocidades cometidas por las guerras, optaremos por el camino de la paz. Esto no significa vivir en el recuerdo, ni intentar volver a épocas pasadas, sino más bien aprender de lo que ya se ha vivido en diferentes momentos históricos. Estudiar la historia que mucho nos puede enseñar.
FOMENTAR LA INDEPENDENCIA DE PODERES: Esta división de poderes es la que nuestra Constitución pregona literalmente. En la practica vemos que principalmente el Poder Judicial es la comidilla de los demás poderes. Es un sector del poder sometido al poder. Jueces que responden al gobierno, jueces de los cuales se duda su idoneidad, impunidad a flor de piel... ¿Es esta la base de justicia que nos hará confiables ante los ojos de nuestra posteridad e incluso nuestros ojos? No, debemos luchar por el cumplimiento de las funciones especificas de cada poder, debemos tener la seguridad de que contamos con tribunales imparciales en igualdad de condiciones para todos los ciudadanos, sin la importancia dada por el poderío económico, ocupación social o influencias gubernamentales. En cuanto al Poder Legislativo es necesario el valor de los legisladores para sancionar las leyes de acuerdo a un criterio independiente y no responder a las necesidades partidarias, sino a las necesidades de la gente. Entre otras cosas, es inadmisible la presión que se recibe del Poder Ejecutivo, eso es lo que hace "cajonear" las leyes o por el contrario sancionarlas sin mas debate que la orden del Presidente y su entorno. También nos parece útil destacar que por interposición de los intereses partidarios se produce una negociación de poderes y debates, de leyes e intercambio de mandatos que no hacen mas que condimentar la inoperancia con la que se maneja el sistema legislativo de nuestra Argentina. Por ultimo, hablando del poder Ejecutivo, hay que terminar con las presiones y el autoritarismo que ejerce, y entender que si estamos en un gobierno "democrático" no son útiles los decretos repartidos a diestra y siniestra, porque de este modo ¿Qué funciones cumplen la cámara de Senadores y de Diputados?. Procuremos entender que cada poder ha sido dotado de una función especifica, que cada uno debe ser independiente respecto del otro, porque de este modo aseguramos un presente y un futuro dichoso para el país. 
LUCHAR CONTRA LA CORRUPCIÓN: En los últimos años, y aun más recientemente, la corrupción ha sido el común denominador de los cargos políticos. La clase política se burla de la incapacidad de la gente originada en la irresponsabilidad del adoctrinamiento de la sociedad, en el sentido de entender las situaciones mas alejadas como propias, pensando que en definitiva, en un momento determinado perjudican al país. Es por ello que es un compromiso social denunciar a aquellas personas e instituciones, principalmente las que tienen asignadas funciones publicas en nombre del pueblo, con el fin de lograr una conciencia respectiva y precursora de una sociedad equilibrada. Esta situación, la de la denuncia, no implica caer en un canibalismo desmedido, pero sostiene la teoría de que la corrección de unos pocos implica el bien de muchos. Es en definitiva, la conformación de un criterio plurilateral en busca del bien social. 
DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN: Esto es un concepto fundamental, el que permite la denuncia de las situaciones que corrompen el desarrollo armonioso de la vida democrática. También permite y, a la vez fomenta, la publicación de las ideas, que son puntales para el desarrollo. Hay que convenir que las ideas son el factor fundamental de un pueblo que debe querer pensar, que debe tener dignidad para rechazar los aspectos de ignorancia que pretenden implantarle, que debe tener la capacidad de critica madura. Debe superar y no temer a la clase de terrorismo mediatico que hoy nos gobierna; hay que superarlo con hidalguía y valor, a fin de que las palabras no se las lleve el viento y los actos maliciosos queden plasmados. Es, por ultimo, lo que nos permite ser libres, porque un hombre sin palabras es esclavo de sus intenciones. 
UTILIZAR EL VOTO COMO TERMÓMETRO DE LA DEMOCRACIA: A pesar de que, como ya dijimos, la democracia no es solo emitir un voto en las elecciones, sino que implica participación; creemos que si el pueblo cuenta con buena formación el voto debe ser el arma para castigar al gobierno deshonroso y un premio al gobierno justo. La emisión del voto pensado es la manera de justificar las buenas actitudes y acciones de los gobernantes, y justamente por ello debe ser meditado y ejecutado a conciencia. Se debe procurar cambiar la actitud que predomina frente a las elecciones, ya que votar no es una obligación, sino un derecho con el cual el ciudadano cuenta para la conformación del cuerpo representante. Es el voto, en definitiva, una de las causas que puede tener como consecuencia la formación de una vida y un país digno de pertenecer a los argentinos.

Para pasar de lo ideal a lo practico:

Se pueden organizar grupos de discusión ideológica, que también debata sobre nuestra realidad, por ejemplo que se discutan las leyes de educación o que se evalúe la situación social. También pueden organizarse eventos culturales, se pueden organizar talleres sobre diferentes temas (liberalismo, comunismo, representatividad de los políticos, etc.) y abrirlos a la comunidad; otra cosa que es importante es formar a la gente necesitada y estimular a la que no le interesa el saber. Conocer nuestros derechos y obligaciones es fundamental para que nadie nos pueda obligar a actuar en contra de la ley, ya que en este momento muy poca gente conoce sus derechos y obligaciones. Se deben aprovechar las fallas del sistema para demostrar que hay una alternativa, que a través de la educación y de la acción es posible algo distinto. Si todo el pueblo se une las cosas van a cambiar. Nos debemos agrupar, hoy en una sociedad individualista como la nuestra es ya un acto alternativo, pero no negando al individuo como tal, sino aceptándolo en la diferencia. Tenemos que aprovechar el fenómeno mass-mediatico donde se nos brinde la posibilidad de discutir diferentes temáticas que para la sociedad son inexistentes. ¿En cuantas escuelas de nuestro país se ve lo que es el marxismo?, ¿Dónde se encuentra hoy en un ámbito académico alguien que niegue a la razón?, Etc. Debemos aprovechar cada lugar posible e intentar generar en la cabeza de la gente la discusión al sistema, es decir fomentar la desestructuralización. Esta discusión debe empezar en las instituciones más pequeñas de la sociedad, es decir la familia, grupo de amigos, etc., para que el cambio no sea efímero, sino promisorio de una nueva sociedad.

Para concluir, creemos que la democracia necesita de todos los argentinos, quienes debemos preguntarnos que costos estamos decididos a pagar y que estamos decididos a hacer para reforzarla. La democracia es no sólo una estructura jurídica y un régimen político, sino un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo. 

La democracia es libertad. La democracia es solidaridad, es una voluntad moral y un sistema económico y social. La democracia es el reforzamiento de la cultura y del arte. La democracia es acción y responsabilidad. La democracia es justicia y equidad. 

Luego la democracia es, simplemente, como tantas veces se ha dicho, el gobierno real del pueblo, por, para, y hacia el pueblo. La democracia es el baluarte, el estandarte y la estrella polar de todos nosotros, de nosotros mismos, de nuestra dignidad humana. 

V. REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA
Biassi, Orlando José. "Sociedad de consumo ¿Democracia o Mercadocracia?". Actas VII Congreso Nacional de filosofía y III Congreso de la Asociación Filosófica de la República Argentina. Río Cuarto, 22 al 26 de noviembre de 1993.
Carpizo McGregor, Jorge. "Reflexiones en torno a la Democracia y otros problemas en Latinoamérica." Discurso pronunciado al recibir el Doctorado Honoris Causa en la Universidad Complutense de Madrid. 1993.
García, Cesar Reinaldo y García, Apolinar Edgardo. "Educación Cívica". Editorial Sainte Claire S.R.L. Buenos Aires. 1985.
Freire, Paulo. "La naturaleza política de la educación". Colección: "Obras Maestras del Pensamiento Contemporáneo". Editorial Planeta-Agostini. España. 1994. 
Sebreli, Juan José. "El vacilar de las cosas". Editorial Sudamericana. Buenos Aires. 1995.
Touraine, Alain. "La sociedad Post-industrial" y "El postsocialismo". Esto fue obtenido del "Breve Diccionario de pensadores contemporáneos ". El tema es abordado por Sabsay, Fernando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Frases Celebres